Archivo de la etiqueta: Project management

De Poetas y Toreros

pmi-vlcNOTA: Este artículo ha sido propuesto, seleccionado y publicado como contenido para socios en el portal del PMI Valencia Chapter (www.pmi-valencia.org) en su sección Ágora para socios en el mes de Junio de 2013.

Sigue leyendo

Anuncios

Kirk Cameron o Harvey Keitel

En conversaciones con colegas de profesión, hay un tema que muchas veces sale: La dificultad de que la figura y profesión del director de proyectos se vea reconocida y valorada como necesaria en el mundo profesional.

He tenido últimamente la suerte de ver dos ejemplos prácticos, uno de porqué los clientes pueden llegar a esa visión y otro en el que se puede ver el valor del PM. Y digo suerte porque el ver estos casos espero que consigan hacer un pequeño giro en mis neuronas para intentar reflexionar y aprender.

Estos dos casos los he bautizado con nombres relacionados con la televisión y el cine.

Problemas_crecenVamos con el primer caso “Los problemas crecen”, para aquellos más jóvenes esta serie cuenta las aventuras de la familia Seaver donde su hijo Mike, interpretado por Kirk Cameron, es el generador de problemas.

Pues bien hay casos en los que el PM se convierte en un generador de problemas, donde lo máximo que consigue es sacarlos a la palestra, mal y tarde.

Los PM podemos no tener fama de ser la “alegría de la huerta”, pero no debemos tener miedo o reparos en comunicar aquellos problemas o errores que puedan impactar en el cliente o en la planificación global del proyecto, debemos comunicarlos y por supuesto gestionarlos.

Lo que no puede ocurrir como ha sido el caso, es demorar la comunicación de un retraso en una actividad del camino crítico y clave del proyecto, con la esperanza de que “se arregle”, o con la intención de “no preocupar al cliente”. Es mucho peor el remedio que aplicamos (demora, falta de confianza futura, retrabajos e ineficiencia) que los que el problema en si del retraso de la actividad hubiera producido si se comunica y gestiona a tiempo.

También es conocido el símil del PM como director de orquesta y no como interprete, ahora bien otro error que me he encontrado es que esta visión lleve a una organización y planificación de actividades, que saturen al cliente o a su organización sin que sepamos aportar valor en las mismas,  lo que lleva a la situación de que se planteen que más que resolver generamos problemas.

 

Sr_LoboEl otro caso lo denomino “Mi nombre es Sr. Lobo, resuelvo problemas”, secuencia muy conocida de la famosa película Pulp Fiction. Donde llega el Sr. Lobo interpretado por Harvey Keitel a resolver “el problema” que han creado Jules y Vincent.

El caso en cuestión que creo se repite muchas veces, lo he visto hace poco donde, tenemos una necesidad o idea estupenda, y en cuanto “rascas” un poco encuentras que hay diferentes áreas de una compañía que piensan que el proyecto son diferentes “cosas” y con resultados esperados dispares y contradictorios.

En este caso el PM ha tenido la oportunidad para primero obtener los objetivos y criterios de medición del éxito del proyecto y después consensuar esa visión y las necesidades que esperaban los diferentes interesados para concretar o aterrizar el proyecto, resolviendo problemas de incomprensión, plazos que no se pueden cumplir, el bañado en oro y además dotándole de un sentido al proyecto definiendo algunos entregables que realmente la organización apreciará y utilizará en el futuro, es decir no sólo ha resuelto problemas sino que los ha anticipado y resuelto antes de que ocurran.

Creo que tenemos que evaluar periódicamente en la vorágine del día a día, de los informes, crisis,… si somos más Kirk generando problemas o más Harvey resolviéndolos y anticipándolos.

A lo mejor es pretencioso, pero si cuando nos preguntaran que ¿qué hace un director de proyecto? le explicáramos a la gente que somos especialistas en resolver problemas complejos,  y además anticipamos y evitamos muchos de los que se pueden producir en las iniciativas empresariales, igual nos entendían más.

Al fin y al cabo parece que todo el mundo sabe lo que son los problemas (¿o no? pero esto será otro post).

PD: La escena del Sr. Lobo da para mucho más. Aquí tenéis una analogía de la escena con aspectos claves de liderazgo del blog de Javier Megias.

Buenos propósitos y malos hábitos

A través del pájaro de twitter me llega este post de @susannemadsen que os recomiendo leer sobre los errores sobre los que tenemos que hay que vigilar no caer en la dirección de proyectos. No por ser bastante conocidos pierden su vigencia.

  1. Subestimar tus proyectos
  2. No entender bien los requisitos de detalle
  3. Centrarse en lo urgente y no en lo importante
  4. No realizar la iniciación del proyecto de forma adecuada
  5. Incumplir las promesas
  6. No involucrar a los usuarios finales 

En mi opinión la 2. y la 6. y hasta la 1. están relacionadas. Podría ampliar la lista con “mis experiencias” pero ya hay bastantes sobre los que pensar.

Minientrada

Aquí tenéis otra herramienta para la gestión de interesados: La matriz mutua, que analiza la dualidad entre los intereses de los stakeholders en el proyecto y las necesidades del proyecto respecto a los stakeholders. Aquí os dejo el enlace al … Sigue leyendo

Atacando a los fallos de …

file0001025614070Siguiendo en la línea del primer post “Si emprender es la solución el PM es la…” y leyendo el artículo de las 7 razones por las cuáles la mayor parte de los emprendedores fracasan en los negocios (que me llega a través de un rtweet de @JMegias), vemos el porqué de la necesidad del PM (Project Management) tanto a nivel de participación de directores de proyecto como de disciplina de conocimiento.

Veamos las principales causas de los fallos en las iniciativas emprendedoras que expone el artículo y mi opinión de porqué se pueden minimizar el impacto de estos “fallos”.

1. Primar la búsqueda de beneficios respecto el añadir valor. El PM se plantea desde el inicio los objetivos y estos tienen que ir ligados a la calidad y por lo tanto a la satisfacción del cliente lo que debe ayudar a quitar  a los emprendedores las gafas del “sólo beneficio”.

2. Conocimiento (de negocio) insuficiente. Aquí el artículo se centra en que el emprendedor debe estar en una búsqueda y ampliación constante de conocimiento. Esta búsqueda y ampliación es también la del PM, que además de las conocidas áreas de conocimiento (integración, alcance,….) habla de las área de experiencia o pericia que el PM debe adquirir y mejorar:

  • Fundamentos de la dirección de proyectos
  • Habilidades interpersonales
  • Conocimientos y habilidades de la dirección general
  • Conocimiento del entorno del proyecto
  • Conocimientos, normas y regulaciones del área de apliación

El conocimiento y experiencia de un PM y los conocimientos que aporta la disciplina ayudarán y mucho a evitar esta causa de fallo.

3. Falta de foco. Hay un punto dentro de los procesos de planificación que opino que a veces no se le da la importancia que tiene: Determinar qué vas a comprar o adquirir fuera del ámbito del proyecto. Este punto es clave para conseguir lo que el artículo recomienda en negrita y traduzco, también en negrita.

“Deja de hacer lo que todo el mundo hace y haz aquello que sólo tu haces excepcionalmente bien”

Y por lo tanto aunque sea necesario, que se haga por otros.

4. Miedo al fallo. Siguiendo con frases con mucho sentido del artículo:

“No permitas que el miedo al fallo te frene, haz aquello que temas y la muerte del miedo será un hecho”

El PM abraza el riesgo. Y lo abraza por que lo considera un elemento implícito en cualquier proyecto y por lo tanto en cualquier iniciativa empresarial. Y lo bueno es que ese abrazo se materializa en una gestión estudiada y probada que permite abordar nuestras iniciativas con una mejor esperanza de vida.

5. Falta de visión (cortedad de miras). Si el camino al fracaso en las iniciativas emprendedoras pasa por no ser capaz de visualizar la empresas y al emprendedor en el futuro, el abordar los proyectos por fases, donde nos replanteemos en cada una de las fases si sigue teniendo sentido nuestro proyecto y cómo, y nos obligue a pensar en fases venideras, nos marca un hábito que ataca directamente esta causa de fallo, preguntándonos ¿cuál es la siguiente fase?¿Qué vamos a obtener de ella?

6. Gestión ineficiente del dinero (extravagancias). Además de la gestión de costes como uno de los pilares de la disciplina del PM, aquí se trata en el artículo un tema más de valores y ostentación. Si nos planteamos como en la causa de fallo 5 ¿cuál es la siguiente fase? podemos evitar parte de esa posible inclinación a la ostentación y plantearnos el reinvertir en el negocio para la siguiente fase y crecimiento del mismo.

7. Puedo hacerlo todo por mi mismo (inseguridad). Siguiendo también  uno de los “letimotiv” del blog :

“Nadie es tan fuerte para hacerlo todo sólo, ni nadie es tan débil como para no poder ayudar”

en el PM una de las primeras acciones a realizar en la planificación es dotarnos de un equipo que nos asegure una mayor probabilidad de llegar a conseguir nuestros objetivos en el proyecto y por lo tanto es totalmente extrapolable a lo que se quiere conseguir cuando emprendemos: el éxito y supervivencia de nuestra iniciativa emprendedora.

¿Os encaja ahora “más” el PM como herramienta clave para emprender?

 

 

 

 

 

Brindo por ….

Brindo por nosotros, y como todos los años, un buen deseo; nada de dejar de fumar o hacer ejercicio (ojo que siguen siendo buenos), sino, o además de estos, desearos un 2013 lleno de buenos e interesantes proyectos.

Ayer encontré a través de Twitter este video de Macaco que me gustó para terminar y arrancar un nuevo año, espero que os guste.

Además va relacionado con el post “Feliz … Resultado” del otro día.

Brindo por vosotros.
Feliz 2013!!!!

¿Queréis aprender sobre la gestión de los interesados?

platosYo si.  Os recomiendo y mucho estos artículos del blog “Camino al objetivo” de Mila, que “cocina” buenos ingredientes de teoría y práctica para conseguir lo que yo denomino un “buen plato”.

Me ha gustado el planteamiento de definir esos dos grupos y trabajar para eliminar los límites que los separan. Y sobre todo la frase final del tercer artículo, que no os desvelo.

Espero que lo degusteis y saboreeis como yo!!

PD: Aquí tenéis también una “receta rápida” del blog del pmi

Minientrada

Pues si fue así mal hecho 🙂 Aunque no es lo mismo, algo se puede paliar echando un vistazo a los materiales mostrados en las ponencias. Los tenéis accesibles en el portal del capítulo de Valencia del PMI (http://www.pmi-valencia.org) Que lo disfrutéis.

Si emprender es la solución el PM es la…

ImagenLeyendo interesantes tweets (por ejemplo de @marcvidal ) o interesantes posts (por ejemplo de @jmegias ), y viendo la situación en general y de algunos conocidos en particular, no hacen más que llegar ideas y refuerzos de las mismas en que emprender, ya sea a título particular, o “intra-emprender” en las empresas, puede ser una pieza clave, sino la clave hacia la salida de la crisis.

Ahora bien, para poder llegar a convertir buenas ideas o iniciativas, en algo tangible y con posibilidades de sobrevivir, estas necesitan entre otros de una herramienta clave; el Project Management (PM) o la dirección de proyectos.

Un amigo, experto en PM y buen profesor, Rafael Lostado, en una de sus clases sobre dirección de proyectos planteaba una visión del PM que me gustó y he visto de utilidad práctica a lo largo de los proyectos en los que he participado. Su visión consistía en que el PM se daba en entornos de alta incertidumbre como una pieza clave para ir reduciendo la incertidumbre aparejada y disminuir los riesgos de que la iniciativa fracasara.

Esta visión sigue siendo si cabe aún más acertada en nuestros días, y además enlaza con el principio del post, si la solución es emprender con iniciativas e ideas nuevas, la herramienta es la dirección de proyectos.

Estas nuevas empresas o iniciativas deben obligatoriamente acarrear un alto grado de incertidumbre y estar sobrevenidas por distintos tipo de riesgos, por su característica de innovación. El PM debemos verlo como una herramienta que nos ayude y lidere estas nuevas empresas a título personal o dentro de la empresa.

Hay trabajo por delante en educar y educarnos, en nuestros diferentes ámbitos de trabajo y sociales; cuando el PM se ve como una entelequia que “sólo” aporta burocracia y no valor (al menos yo me he encontrado con varias opiniones en este sentido); no niego que hay un componente burocrático, al que debemos quitar la pátina de negativo y adaptar como bien saben los directores de proyecto al tipo de proyecto, organización, contexto,…. J. Davidson ya planteaba en 2005 la aplicación de métodos y procedimientos como una forma de abordar la complejidad y por lo tanto la incertidumbre de los proyectos.

Es clave la figura de un buen director de proyectos que sepa como en aquel famoso concurso “El precio justo”, cuál es el precio que se tiene que pagar gustosamente para conseguir que nuestras emprendimientos y nuevas iniciativas lleguen al mejor puerto posible y (nos) ayuden a progresar y salir de esta “crisis”.

Para profundizar: