Cuestión de “pelotas”

Mi compañía ONO (www.ono.es) me ha hecho hoy un regalo que comparto con vosotros.

Bryan Dyson Coca-Cola CEO

Coca Cola CEO

Bryan Dyson trabajó durante 30 años en Coca-Cola, abandonó la presidencia en 1991 aunque siguió trabajando como asesor. Su discurso de bienvenida fué muy corto y después de los agradecimientos, contó esta historia, a continuación va un fragmento traducido.

“Imagina la vida como un juego en el que estás malabareando cinco pelotas en el aire…

Estas son: Tu Trabajo, – Tu Familia, – Tu Salud, -Tus Amigos, y – TuVida Espiritual, y tú las mantienes todas éstas en aire.

Pronto te darás cuenta que el Trabajo es como una pelota de goma. Si la dejas caer, rebotará y regresará. Pero las otras cuatro pelotas: Familia, Salud, Amigos y Espíritu son frágiles, como de cristal. Si dejas caer una de estas, irrevocablemente saldrá astillada, marcada, mellada, dañada e incluso rota. Nunca volverá a ser lo mismo.

Debes entender esto: apreciar y esforzarte por conseguir y cuidar lo más valioso.

Trabaja eficientemente en el horario regular de oficina y deja el trabajo a tiempo.

Dale el tiempo requerido a tu familia y a tus amigos. Haz ejercicio, come y descansa adecuadamente.

Y sobre todo…crece en vida interior, en lo espiritual, que es lo más trascendental, porque es eterno.

Shakespeare decía: Siempre me siento feliz, ¿sabes por qué?. Porque no espero nada de nadie, esperar siempre duele. Los problemas no son eternos, siempre tienen solución. Lo único que no se resuelve es la muerte. La vida es corta, ¡por eso ámala !. Vive intensamente y recuerda:

Antes de hablar…¡Escucha ! Antes de escribir… ¡Piensa !

Antes de criticar…¡Examina ! Antes de herir…¡Siente !

Antes de orar ¡Perdona ! Antes de gastar… ¡Gana !

Antes de rendirte ¡Intenta ! ANTES DE MORIR…¡¡ VIVE !!”

Que lo disfrutéis!!!!

Enlace

Charla TED de Rory Sutherland (el valor de lo intangible)

Charla TED de Rory Sutherland (el valor de lo intangible)

Rory Sutherland: lecciones de vida de un publicista.

Diagrama de red

Será una enfermedad el ver un diagrama de red en el camino?

20130505-111449.jpg

Gastronomía para el optimismo

Duplicate Image - RemovedComo indica el nombre del blog, la gastronomía y los proyectos son dos de los temas que me interesan.

Pues bien esta entrada se desmarca, en parte, de la pura dirección de proyectos para adentrarse en el tema culinario.

Este fin de semana pasado tuve la suerte y oportunidad de disfrutar de un encuentro gastronómico organizado por @tweetsanfood.

El encuentro fue muy satisfactorio en lo gastronómico y en lo relacional, con un grupo de personas apasionadas de la cocina y todo lo que gira alrededor de ella.

Como no puedo separar mi otra faceta, observé un proyecto de encuentro bien organizado, con sus fases, con atención al detalle y con una buena gestión de algún inconveniente que se presentó. Además me gustó que tras la jornada iban a hacer lo que llamaron balance, que en el mundo de la dirección de proyectos le damos el pomposo nombre de las lecciones aprendidas para ir mejorando los siguientes.

Un ambiente distendido y amistoso, unas ganas de trabajar y de aportar, han hecho que titule este post como “Gastronomía para el optimismo”, donde se une una afición, las ganas de trabajar para los demás y una pasión en una receta que desborda optimismo.

Una manera de agradecer a este grupo que me permitieran pasar esta jornada con ell@s es poner aquí unas referencias a sus blogs, twitters para aquellos de vosotros que queráis entrar en contacto con este grupo tan interesante.

Bon apetit!!

Kirk Cameron o Harvey Keitel

En conversaciones con colegas de profesión, hay un tema que muchas veces sale: La dificultad de que la figura y profesión del director de proyectos se vea reconocida y valorada como necesaria en el mundo profesional.

He tenido últimamente la suerte de ver dos ejemplos prácticos, uno de porqué los clientes pueden llegar a esa visión y otro en el que se puede ver el valor del PM. Y digo suerte porque el ver estos casos espero que consigan hacer un pequeño giro en mis neuronas para intentar reflexionar y aprender.

Estos dos casos los he bautizado con nombres relacionados con la televisión y el cine.

Problemas_crecenVamos con el primer caso “Los problemas crecen”, para aquellos más jóvenes esta serie cuenta las aventuras de la familia Seaver donde su hijo Mike, interpretado por Kirk Cameron, es el generador de problemas.

Pues bien hay casos en los que el PM se convierte en un generador de problemas, donde lo máximo que consigue es sacarlos a la palestra, mal y tarde.

Los PM podemos no tener fama de ser la “alegría de la huerta”, pero no debemos tener miedo o reparos en comunicar aquellos problemas o errores que puedan impactar en el cliente o en la planificación global del proyecto, debemos comunicarlos y por supuesto gestionarlos.

Lo que no puede ocurrir como ha sido el caso, es demorar la comunicación de un retraso en una actividad del camino crítico y clave del proyecto, con la esperanza de que “se arregle”, o con la intención de “no preocupar al cliente”. Es mucho peor el remedio que aplicamos (demora, falta de confianza futura, retrabajos e ineficiencia) que los que el problema en si del retraso de la actividad hubiera producido si se comunica y gestiona a tiempo.

También es conocido el símil del PM como director de orquesta y no como interprete, ahora bien otro error que me he encontrado es que esta visión lleve a una organización y planificación de actividades, que saturen al cliente o a su organización sin que sepamos aportar valor en las mismas,  lo que lleva a la situación de que se planteen que más que resolver generamos problemas.

 

Sr_LoboEl otro caso lo denomino “Mi nombre es Sr. Lobo, resuelvo problemas”, secuencia muy conocida de la famosa película Pulp Fiction. Donde llega el Sr. Lobo interpretado por Harvey Keitel a resolver “el problema” que han creado Jules y Vincent.

El caso en cuestión que creo se repite muchas veces, lo he visto hace poco donde, tenemos una necesidad o idea estupenda, y en cuanto “rascas” un poco encuentras que hay diferentes áreas de una compañía que piensan que el proyecto son diferentes “cosas” y con resultados esperados dispares y contradictorios.

En este caso el PM ha tenido la oportunidad para primero obtener los objetivos y criterios de medición del éxito del proyecto y después consensuar esa visión y las necesidades que esperaban los diferentes interesados para concretar o aterrizar el proyecto, resolviendo problemas de incomprensión, plazos que no se pueden cumplir, el bañado en oro y además dotándole de un sentido al proyecto definiendo algunos entregables que realmente la organización apreciará y utilizará en el futuro, es decir no sólo ha resuelto problemas sino que los ha anticipado y resuelto antes de que ocurran.

Creo que tenemos que evaluar periódicamente en la vorágine del día a día, de los informes, crisis,… si somos más Kirk generando problemas o más Harvey resolviéndolos y anticipándolos.

A lo mejor es pretencioso, pero si cuando nos preguntaran que ¿qué hace un director de proyecto? le explicáramos a la gente que somos especialistas en resolver problemas complejos,  y además anticipamos y evitamos muchos de los que se pueden producir en las iniciativas empresariales, igual nos entendían más.

Al fin y al cabo parece que todo el mundo sabe lo que son los problemas (¿o no? pero esto será otro post).

PD: La escena del Sr. Lobo da para mucho más. Aquí tenéis una analogía de la escena con aspectos claves de liderazgo del blog de Javier Megias.

Hundirse y nadar en la dirección de proyectos

nadarDedicado a aquellos directores de proyecto por accidente que luego encuentran su vocación, comparto a continuación un párrafo de Tony  J. Watson, In Search of Management, 1994:

Hundirse y nadar en la dirección

“- Yo no me consideraría como alguien que haya recibido algún tipo de entrenamiento para ser directivo. Cuando empecé, me echaron a la piscina. No sabía cómo iba a sobrevivir… Hundirme o nadar. Supongo que sabía que al final saldría adelante utilizando mis habilidades innatas y todo eso. Creo que aprendí a dirigir pronto.

– ¿A dirigir?

– A mantener mi cabeza por encima del agua. No me refería a “ser directivo” en el sentido al que usted se refiere. Me refería sólo a sobrevivir al final de la semana, o del mes, sin meterme en muchos problemas.

– Pero ¿es eso realmente ser tan distinto a ser un directivo?

– Quizá no lo sea. No lo sé. Debo admitir que, a pesar de todos los cursos a los que he asistido y de todos los libros de dirección que me he tragado, sigo confiando en mis dotes, en mi devastador encanto, para realizar mi trabajo. Aveces pienso que no he aprendido nada y otras pienso que aprendo constantemente. No me veo con tantas posibilidades de hundirme con la marea como antes.

– ¿Es entonces mejor nadador que antes?

– Me gusta la idea: aprender a dirigir es como aprender a nadar. Tiene algo de instintivo, pero debes aprenderlo: quizá no aprenderlo, sino llegar a sentirte confiado. Sí la confianza se obtiene probando cosas distintas.”

Necesitamos métodos que nos garanticen que vamos a nadar más que a hundirnos y los directivos deberían saber que una “buena” o “brillante” idea no puede ser asignada a alguien que no sepa nadar. Las probabilidades de que se hunda la idea y el nadador son muchas.

Vídeo

La soledad del PM

Escuchando esta canción me vino a la mente algunas situaciones de soledad que vive el PM ante determinadas circunstancias, una parte de la letra dice:

“Voy haciendo mis planes
Voy sabiendo quien soy
Voy buscando mi parte
Voy logrando el control
Van jugando contigo
Van rompiendo tu amor
Van dejándote solo

Naces y vives solo

Algo puede mejorar
Algo que pueda encontrar
Algo que me dé ese aliento
Que me ayude a imaginar
Y yo lo quiero lograr
Y sólo quiero recordar
Y darle tiempo a este momento
Que me ayude a superar
Que me dé tu sentimiento”.

Pues eso, aquí os dejo el vídeo con mis mejores sentimientos, no estamos solos:

Buenos propósitos y malos hábitos

A través del pájaro de twitter me llega este post de @susannemadsen que os recomiendo leer sobre los errores sobre los que tenemos que hay que vigilar no caer en la dirección de proyectos. No por ser bastante conocidos pierden su vigencia.

  1. Subestimar tus proyectos
  2. No entender bien los requisitos de detalle
  3. Centrarse en lo urgente y no en lo importante
  4. No realizar la iniciación del proyecto de forma adecuada
  5. Incumplir las promesas
  6. No involucrar a los usuarios finales 

En mi opinión la 2. y la 6. y hasta la 1. están relacionadas. Podría ampliar la lista con “mis experiencias” pero ya hay bastantes sobre los que pensar.

Minientrada

Aquí tenéis otra herramienta para la gestión de interesados: La matriz mutua, que analiza la dualidad entre los intereses de los stakeholders en el proyecto y las necesidades del proyecto respecto a los stakeholders.

Aquí os dejo el enlace al artículo del blog del PMI (Voices on Project Management)

Más información sobre los interesados a través de este post anterior.

Atacando a los fallos de …

file0001025614070Siguiendo en la línea del primer post “Si emprender es la solución el PM es la…” y leyendo el artículo de las 7 razones por las cuáles la mayor parte de los emprendedores fracasan en los negocios (que me llega a través de un rtweet de @JMegias), vemos el porqué de la necesidad del PM (Project Management) tanto a nivel de participación de directores de proyecto como de disciplina de conocimiento.

Veamos las principales causas de los fallos en las iniciativas emprendedoras que expone el artículo y mi opinión de porqué se pueden minimizar el impacto de estos “fallos”.

1. Primar la búsqueda de beneficios respecto el añadir valor. El PM se plantea desde el inicio los objetivos y estos tienen que ir ligados a la calidad y por lo tanto a la satisfacción del cliente lo que debe ayudar a quitar  a los emprendedores las gafas del “sólo beneficio”.

2. Conocimiento (de negocio) insuficiente. Aquí el artículo se centra en que el emprendedor debe estar en una búsqueda y ampliación constante de conocimiento. Esta búsqueda y ampliación es también la del PM, que además de las conocidas áreas de conocimiento (integración, alcance,….) habla de las área de experiencia o pericia que el PM debe adquirir y mejorar:

  • Fundamentos de la dirección de proyectos
  • Habilidades interpersonales
  • Conocimientos y habilidades de la dirección general
  • Conocimiento del entorno del proyecto
  • Conocimientos, normas y regulaciones del área de apliación

El conocimiento y experiencia de un PM y los conocimientos que aporta la disciplina ayudarán y mucho a evitar esta causa de fallo.

3. Falta de foco. Hay un punto dentro de los procesos de planificación que opino que a veces no se le da la importancia que tiene: Determinar qué vas a comprar o adquirir fuera del ámbito del proyecto. Este punto es clave para conseguir lo que el artículo recomienda en negrita y traduzco, también en negrita.

“Deja de hacer lo que todo el mundo hace y haz aquello que sólo tu haces excepcionalmente bien”

Y por lo tanto aunque sea necesario, que se haga por otros.

4. Miedo al fallo. Siguiendo con frases con mucho sentido del artículo:

“No permitas que el miedo al fallo te frene, haz aquello que temas y la muerte del miedo será un hecho”

El PM abraza el riesgo. Y lo abraza por que lo considera un elemento implícito en cualquier proyecto y por lo tanto en cualquier iniciativa empresarial. Y lo bueno es que ese abrazo se materializa en una gestión estudiada y probada que permite abordar nuestras iniciativas con una mejor esperanza de vida.

5. Falta de visión (cortedad de miras). Si el camino al fracaso en las iniciativas emprendedoras pasa por no ser capaz de visualizar la empresas y al emprendedor en el futuro, el abordar los proyectos por fases, donde nos replanteemos en cada una de las fases si sigue teniendo sentido nuestro proyecto y cómo, y nos obligue a pensar en fases venideras, nos marca un hábito que ataca directamente esta causa de fallo, preguntándonos ¿cuál es la siguiente fase?¿Qué vamos a obtener de ella?

6. Gestión ineficiente del dinero (extravagancias). Además de la gestión de costes como uno de los pilares de la disciplina del PM, aquí se trata en el artículo un tema más de valores y ostentación. Si nos planteamos como en la causa de fallo 5 ¿cuál es la siguiente fase? podemos evitar parte de esa posible inclinación a la ostentación y plantearnos el reinvertir en el negocio para la siguiente fase y crecimiento del mismo.

7. Puedo hacerlo todo por mi mismo (inseguridad). Siguiendo también  uno de los “letimotiv” del blog :

“Nadie es tan fuerte para hacerlo todo sólo, ni nadie es tan débil como para no poder ayudar”

en el PM una de las primeras acciones a realizar en la planificación es dotarnos de un equipo que nos asegure una mayor probabilidad de llegar a conseguir nuestros objetivos en el proyecto y por lo tanto es totalmente extrapolable a lo que se quiere conseguir cuando emprendemos: el éxito y supervivencia de nuestra iniciativa emprendedora.

¿Os encaja ahora “más” el PM como herramienta clave para emprender?