Archivo mensual: diciembre 2012

Brindo por ….

Brindo por nosotros, y como todos los años, un buen deseo; nada de dejar de fumar o hacer ejercicio (ojo que siguen siendo buenos), sino, o además de estos, desearos un 2013 lleno de buenos e interesantes proyectos.

Ayer encontré a través de Twitter este video de Macaco que me gustó para terminar y arrancar un nuevo año, espero que os guste.

Además va relacionado con el post “Feliz … Resultado” del otro día.

Brindo por vosotros.
Feliz 2013!!!!

Anuncios

¿Queréis aprender sobre la gestión de los interesados?

platosYo si.  Os recomiendo y mucho estos artículos del blog “Camino al objetivo” de Mila, que “cocina” buenos ingredientes de teoría y práctica para conseguir lo que yo denomino un “buen plato”.

Me ha gustado el planteamiento de definir esos dos grupos y trabajar para eliminar los límites que los separan. Y sobre todo la frase final del tercer artículo, que no os desvelo.

Espero que lo degusteis y saboreeis como yo!!

PD: Aquí tenéis también una “receta rápida” del blog del pmi

Vídeo

Vientos de tormenta

En este caso haciendo “algo”  de deporte escuché este tema de Estopa. El título y la letra me parecieron “sugerentes” :-).

  • Cuando no hay nada que me salga bien..
  • Corren fuertes vientos de tormenta…
  • Y no me cuadran las cuentas…
  • Formas que invento, nadie se cree mis cuentos,..
  • Cuando todo el mundo se va…
Minientrada

Estamos en época de celebraciones y yo me pregunto. ¿Dedicamos tiempo y preparación a reconocer el trabajo y éxitos en nuestros proyectos y equipos de trabajo? ¿Nos queda el resquemor ese de …”si pero no se relajen…”? A través de @LeaderChat me … Sigue leyendo

Minientrada

Pues si fue así mal hecho 🙂 Aunque no es lo mismo, algo se puede paliar echando un vistazo a los materiales mostrados en las ponencias. Los tenéis accesibles en el portal del capítulo de Valencia del PMI (http://www.pmi-valencia.org) Que lo disfrutéis.

Si emprender es la solución el PM es la…

ImagenLeyendo interesantes tweets (por ejemplo de @marcvidal ) o interesantes posts (por ejemplo de @jmegias ), y viendo la situación en general y de algunos conocidos en particular, no hacen más que llegar ideas y refuerzos de las mismas en que emprender, ya sea a título particular, o “intra-emprender” en las empresas, puede ser una pieza clave, sino la clave hacia la salida de la crisis.

Ahora bien, para poder llegar a convertir buenas ideas o iniciativas, en algo tangible y con posibilidades de sobrevivir, estas necesitan entre otros de una herramienta clave; el Project Management (PM) o la dirección de proyectos.

Un amigo, experto en PM y buen profesor, Rafael Lostado, en una de sus clases sobre dirección de proyectos planteaba una visión del PM que me gustó y he visto de utilidad práctica a lo largo de los proyectos en los que he participado. Su visión consistía en que el PM se daba en entornos de alta incertidumbre como una pieza clave para ir reduciendo la incertidumbre aparejada y disminuir los riesgos de que la iniciativa fracasara.

Esta visión sigue siendo si cabe aún más acertada en nuestros días, y además enlaza con el principio del post, si la solución es emprender con iniciativas e ideas nuevas, la herramienta es la dirección de proyectos.

Estas nuevas empresas o iniciativas deben obligatoriamente acarrear un alto grado de incertidumbre y estar sobrevenidas por distintos tipo de riesgos, por su característica de innovación. El PM debemos verlo como una herramienta que nos ayude y lidere estas nuevas empresas a título personal o dentro de la empresa.

Hay trabajo por delante en educar y educarnos, en nuestros diferentes ámbitos de trabajo y sociales; cuando el PM se ve como una entelequia que “sólo” aporta burocracia y no valor (al menos yo me he encontrado con varias opiniones en este sentido); no niego que hay un componente burocrático, al que debemos quitar la pátina de negativo y adaptar como bien saben los directores de proyecto al tipo de proyecto, organización, contexto,…. J. Davidson ya planteaba en 2005 la aplicación de métodos y procedimientos como una forma de abordar la complejidad y por lo tanto la incertidumbre de los proyectos.

Es clave la figura de un buen director de proyectos que sepa como en aquel famoso concurso “El precio justo”, cuál es el precio que se tiene que pagar gustosamente para conseguir que nuestras emprendimientos y nuevas iniciativas lleguen al mejor puerto posible y (nos) ayuden a progresar y salir de esta “crisis”.

Para profundizar: